Home Office y la apuesta de las nuevas generaciones. Parte I: Lo bueno


Siguiendo su curso natural, los mercados de hace 10 años ahora se ven tomados por la nueva y más reciente generación de los adultos contemporáneos conocidos como los “millennials” quienes, entre los años 2000 y 2010 comenzaban su trayecto en el mercado laboral. En una economía que cambia tan rápido como sus nuevos desarrollos, las nuevas tendencias se ven reflejadas no solo en el mercado, sino también en las modalidades laborales y su oferta empresarial.


La “generación X” (previa a los Millennials) se encargaron de desarrollar un mundo tan pequeño como un flotador en una piscina. Mientras antes se planificaba un viaje a un pueblo cercano o una ciudad vecina, ahora hacemos viajes a países al otro lado del mundo a precios que se ajustan a diferentes capacidades adquisitivas.


Por aventurero y/ o nómada que esto parezca, se ha convertido en una tendencia sostenible en los últimos años; ha desarrollado nuevas empresas (Airbnb, Couch Surfer, Kayak, Skyscanner, entre otras) así como fortalecido industrias de transporte masivas (Metro, Funicular, Aerolíneas Low- Cost, Ferrys y demás) y otras más personalizadas como Uber. A partir de un mercado que se encogió a nivel mundial como efecto del Covid- 19, también se vio un auge de emprendedurismo cuyo antecedente puede ser comparado solamente con el mercado de la post- segunda guerra mundial que, a diferencia de hace casi 100 años, la necesidad movió a algunos valientes a aventurarse en servicios y ventas online.


Para el cierre del 2020, en el viejo continente, se reportó una tasa aproximada del 60% de profesionales trabajando de manera remota, con un 70% de satisfacción en la misma. Si bien en la actualidad comenzamos a retomar nuestra “vieja normalidad”, ¿Por qué el mercado del teletrabajo sigue creciendo exponencialmente?


Los beneficios del mismo se pueden explicar a grandes rasgos así:

  1. Facilidad de conectividad a nivel mundial: desde casa o en la ciudad que siempre soñamos visitar.

  2. Efectividad laboral como respuesta a satisfacción laboral debido a una mejor calidad de vida: trabajando desde nos apetezca, evitando tráfico, mejores horarios de descanso, entre otros.

  3. Reduce los costos fijos de las empresas: los espacios necesarios para desarrollar las actividades y los insumos (alquiler, electricidad, calefacción, internet, servicios básicos, telefonía, entre otros)

  4. Incentiva al trabajo en equipo y promueve la inclusión social: ya que las personas se encuentran trabajando aisladas entre sí, el trabajo en equipo se vuelve cada vez más fundamental y abre oportunidades de inclusión para grupos segregados.

  5. Se convierte en una oportunidad autosostenible y amigable con el medio ambiente debido a la baja movilidad hogar- oficina- hogar que desemboca en menor huella de carbono.

  6. Promueve el uso de las nuevas tecnologías a medida que nos lleva rápidamente a un mundo mejor conectado

  7. Incrementa la creatividad de los trabajadores debido al acceso a nuevos mercados, perspectivas, culturas y actividades que desarrollan la autoestima laboral.

Sin embargo, no todo es color de rosa… En la segunda parte de esta comparación, develaremos las contraindicaciones a estas nuevas tendencias laborales.

0 comentarios