¿Conoces lo que traes puesto?: la industria textil en el siglo XXI


La periodista venezolana Nélida Fernández, galardonada con el Premio Nacional de Periodismo Científico, orden Eduardo Delpretti, explica a Yahoo que una de las industrias más contaminantes del planeta es la industria textil, actividad económica que tiene grandes impactos ambientales respecto al uso de energía y emisiones de gases de efecto invernadero, grandes cantidades de agua, emisiones al aire, utilización de tierras, como en el caso del algodón, y gestión de residuos de productos químicos para su elaboración, tal como la ecóloga Johanna Segovia menciona: “los tintes y productos de acabado son responsables del 20 % de la contaminación de agua potable en el mundo (…), estos no son biodegradables.”


La ilusión del fast fashion

Este término se refiere a la dañina práctica de los consumidores del siglo XXI, de las exorbitantes volúmenes de ropa producida por la industria de la moda, acortando el ciclo de vida útil de cada prenda para aumentar los beneficios económicos de la industria cada cambio de tendencia, pero esta prenda, nos comenta Fernández, “dejará microfibras en el agua de los mares y ríos con cada lavada y después afectará otros espacios cuando sea desechada”. Entre las telas que contaminan más se encuentra el algodón, que se relaciona con envenenamiento de tierras y aguas por los pesticidas, así como la violación de derechos humanos. Especialmente el algodón convencional que es genéticamente modificado, combinando tejidos sintéticos, acrílico, y poliéster que afecta los ríos y mares; también el indispensable jeans, mezclilla o tela de vaqueros implican por sí mismo la utilización de 10.000 litros de agua, el tinte azul índigo de esta prenda contiene cianuro, entre otros venenos. Les sigue en la lista el poliéster y el nylon.


En cambio, las telas más amigables con el ambiente se encuentran el algodón orgánico y el poliéster reciclado, que está libre de pesticidas y otros productos químicos, así como necesita mucho menos cantidades de agua para su elaboración; el cáñamo conocida como la fibra más amigable con la naturaleza, sin pesticidas, con requerimientos de agua bajos, limpia los suelos contaminados en los que se siembra y es biodegradable; y el lino que en sí mismo no ha sido intervenida con químicos, se tiñe con elementos naturales, y no necesita pesticidas o fertilizantes.


En este sentido, Nélida Fernández cita a Segovia que señala también al consumidor en la repartición de responsabilidades en la contaminación global que causa la industria textil, para ella es necesario “comprar solo lo necesario y donar en lugar de botar porque, independientemente de la tela, el mal manejo de los residuos textiles produce crisis sanitaria y económica”.


Por: Aksha López.

Fuente: https://es-us.finanzas.yahoo.com/noticias/telas-mas-contaminantes-del-planeta-114032821.html?guccounter=1

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo