Alemania se sube a la bicicleta


Con la llegada de la pandemia, el uso de las bicicletas en Alemania ha aumentado significativamente. En los centros de las grandes metrópolis, ciclistas aparecen cada vez más en primera plana. Aunque, hasta hace unos años los alemanes miraban con admiración a sus vecinos en Ámsterdam o Copenhague donde la bicicleta ya formaba parte del panorama vial, ahora se ha vuelto una tendencia de movilidad.

La pandemia fue la principal responsable de dar un empujón al uso de las bicicletas en Alemania. Muchas personas optaron por pasar a pedalear, en lugar de tomar el transporte público, como el metro. Y mientras los cines y restaurantes permanecían cerrados, y con la cancelación de eventos culturales, un paseo en bicicleta era una opción viable para los ciudadanos. Según datos de la Asociación de la Industria de la Bicicleta en el año 2020 se vendieron alrededor de un millón de bicicletas más que en 2019, traduciéndose a un aumento de 35%. Se estima que los alemanes invierten en promedio 1.000 euros por una buena bicicleta, más del doble que en 2010.


El Ministro Alemán de Transporte Andreas Scheuer, de la Unión Social Cristiana (CSU), informó en Abril sobre su “Plan de Transporte en Bicicleta 3.0”. Ante esta propuesta el ministro dijo: “Queremos hacer de Alemania un país de bicicletas. El coronavirus no trajo muchas cosas positivas, pero sí vemos algo positivo, y es el auge de la bicicleta”. En este plan presentado por el Ministro, se busca duplicar la movilidad en 2 ruedas para el año 2030. Se espera que las personas viajen en un promedio de hasta 3KM diarios con la bicicleta. El gobierno federal desea invertir 1.460 millones de euros en el transporte de bicicleta.



En vista del aumento del uso de la bicicleta, en muchas ciudades y distritos planean construir ciclovías autónomas, e incluso quieren edificar estacionamientos techados para bicicletas en las estaciones de tren, como ya existen, por ejemplo, en la ciudad de Münster. Además, se planea construir puentes para bicicleta en las calles muy transitadas y hasta “bici pistas” como las que ya existen en la región de la Cuenca de Ruhr. A largo plazo, estas bici- pistas podrían conectar hasta unas 10 ciudades y tener una longitud de más de 100 KM.


Por Amanda Alvarado

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo