Alemania impulsa nueva ley sobre cadena de suministro


La Responsabilidad Social Empresarial y Sostenibilidad

Enfrentar la pandemia no ha sido un reto fácil para ninguna empresa por lo que solo aquellas que adoptaron resiliencia y lograron reinventarse se acoplaron a la nueva realidad. Desde antes del COVID19 no ha sido fácil hablar de Sostenibilidad y Responsabilidad Social Empresarial (RSE), teniendo en cuenta que son la gran mayoría los que no poseen conocimiento de las ventajas que podrían derivarse mediante la implementación de acciones de inversión social en sus negocios.

Restaurar la fe en las empresas representa un reto dentro de un panorama de crisis financiera y económica; no obstante, un plan de acción dirigido a la RSE podría ser útil para fortalecer las estrategias de negocio. Estas maniobras deben actuar de forma socialmente responsable, desarrollando técnicas sustentables en la producción y uso de recursos naturales.

“Sostenibilidad” comprende satisfacer necesidades actuales sin comprometer a las futuras generaciones y, de esta forma, las empresas crecen de manera responsable. Si involucramos una cadena de suministro en la que también están inmersas las acciones de sus proveedores podremos incentivar, consecuentemente, a las empresas para que tomen acción de debida diligencia, promuevan evaluaciones de riesgos y eviten comprometer las relaciones comerciales.


Promueven ley a nivel regional (UE)

Como avance al proceso de la debida diligencia en cadenas de suministros, el Comisionado de Justicia de la Comisión Europea, presentó una iniciativa de ley valorada a partir del estudio y opiniones de actores privados, inversionistas y sociedad civil quienes aprueban la moción. Por lo tanto, en la búsqueda por el desarrollo de una cultura empresarial, el gobierno Alemán percibe una oportunidad de cambio y consolidación de empresas a nivel internacional.

La cadena de valor representa las actividades de una empresa al hacer negocios y, bien gestionada, puede desarrollar una importante ventaja competitiva. La contratación y despido de empleados, emisión de gas invernadero, prácticas anticorrupción, reciclaje, mercadotecnia responsable, entre otros, son hoy en día consideradas parte de la RSE de cada empresa.

Discusión

El 11 de junio del presente año, el Parlamento Alemán aprobó la “Lieferkettengesetz” (Ley sobre el cumplimiento de los derechos humanos en las cadenas de suministro), la cual compromete a empresas a ser responsables por las personas involucradas en su cadena de suministros para que protejan y cumplan sus derechos. Dicha ley entrará en vigor en enero 2023.

Muchas empresas ya prevén aumento de precios e implicaciones legales además de estimar que su competitividad en el mercado se verá afectada. Considerando que la ley beneficiaría trabajadores explotados en la cadena de suministros inmediata, muchas asociaciones empresariales han intentado retrasar el proceso de aceptación de ley e, incluso, debilitarla.

La ley aún presenta vacíos legales ya que no explica de forma puntual las acciones que se sancionarán y evade el estigma de “voluntariedad”. En criterio inicial, las empresas con más de tres mil empleados serán sancionadas de forma coercitiva o con multas al no cumplir con las nuevas disposiciones. Compañías preocupadas plantean un escenario en el que la economía Alemana podría fracasar; no obstante, economistas destacados como Achim Truger y Marcel Fratzscher afirman que esta normativa regional es un buen inicio, aunque deberían implementarse a nivel mundial para mayor eficiencia.


Impacto en El Salvador y LATAM

Es importante aclarar que la ley se aplicará a todas aquellas empresas con sede en Alemania cuyas decisiones empresariales se hayan tomado dentro de dicho país. Además, inicialmente, las empresas Alemanas son responsables de sus proveedores directos y no de los proveedores de los proveedores; sin embargo, en caso de surgir algún reclamo de esta misma se solicitará que se tomen las medidas pertinentes y, de no hacerlo, también podría sancionarse a la empresa Alemana.

Todas aquellas empresas Latinoamericanas que sean proveedores directos de empresas Alemanas y no cumplan los estándares de la ley pueden ser amonestadas por lo que se hace especial mención de tomar medidas de acción para evitar riesgos. Además, todas aquellas sucursales de empresas extranjeras se verán igualmente afectadas al no cumplir rigurosamente lo que estipula la ley.

Finalmente, para el aprovechamiento de esta nueva disposición y beneficios de la RSE, se necesita crear sinergia entre el sector privado y público (incluyendo la sociedad civil) para afrontar los desafíos de forma conjunta. Así mismo, el compromiso que tome cada empresa es esencial ya que la RSE podría aplicarse como estrategia de negocio como una imagen positiva dentro del mercado.

0 comentarios