top of page

Estamos en la era de ebullición global

António Guterres, secretario de la ONU, declaró que el cambio climático terminó y que ahora estamos en la era de la ebullición global. Por lo tanto, y aunque ambos términos pudieran parecer lo mismo, es necesario conocer la diferencia.


La era de la ebullición global es un término usado para referirse a la época actual caracterizada por temperaturas altas nunca vistas. Esta era fue determinada por el mes de julio con las tres semanas más calientes de los últimos 120 mil años, o lo que es lo mismo, el mes más caliente desde que se tienen registros del clima.

Esto fue clasificado por la Organización Mundial de Meteorología y el Servicio Europeo Climático Copernicus como sin precedentes y notable, significando que no es algo normal y sobre lo que hay que poner atención. Diferencia entre el cambio climático y la era de la ebullición global António Guterres, secretario de la ONU, declaró que el cambio climático terminó y que ahora estamos en la era de la ebullición global. Por lo tanto, y aunque ambos términos pudieran parecer lo mismo, es necesario conocer la diferencia.

El cambio climático es la modificación de la temperatura y del clima a lo largo del tiempo. La tierra se mantiene en constante evolución, y aun antes de la llegada del hombre ha habido procesos de cambio climático en la tierra por causas naturales. Hoy se usa el término para referirse principalmente a la que ha sido causado por el hombre, por los grandes impactos que ha tenido su rápido aumento. Ahora bien, la era de la ebullición global se refiere a un periodo histórico caracterizado por altas temperaturas nunca antes vistas. Aún no sabemos cuánto va a durar dicha era, pero se prospecta que siga aumentando si no se toman decisiones de cambio cuanto antes.

Así pues, la diferencia entre cambio climático y la era de la ebullición global radica en que el primer término hace referencia a un proceso que puede ser natural o antropogénico, mientras que la era de la ebullición global hace referencia a un espacio de tiempo determinado en la historia. Consecuencias de la era de la ebullición global Las consecuencias de esta ebullición global son drásticas, tanto para individuos como para la biodiversidad e incluso la economía. Estas son algunas consecuencias:

  • Aumento de incendios forestales: el alza en la temperatura aumenta la probabilidad de los incendios forestales, caracterizados por arrasar impredeciblemente grandes zonas naturales. Especialmente se han observado al Norte de África y sur de Europa. Estos incendios también han avanzado en zonas habitadas, poniendo en riesgo a sus habitantes. Te explicamos Cómo prevenir los incendios forestales.

  • Pérdida de resiliencia ecosistémica: el medio natural no puede responder ante cambios drásticos que suceden en pocos años, y con esto pierden la capacidad de renovarse ante los disturbios. Es decir, quedan más vulnerables frente a futuros riesgos.

  • Pérdida de biodiversidad: relacionado con lo anterior, las especies pierden las posibilidades de adaptarse a cambios tan drásticos. En este artículo podrás aprender más sobre la Pérdida de la biodiversidad: causas y consecuencias.

  • Inseguridad alimentaria: con el aumento de temperatura llegan las sequías, que ponen en riesgo los sistemas de agricultura que alimentan a la humanidad.

  • Comunidades vulnerables por lluvias monzónicas: las lluvias desatadas por el desbalance climático han afectado a comunidades vulnerables, en fuertes torrenciales que arrastran a las personas, sus viviendas y sus fuentes de trabajo.

  • Golpes de calor: las altas temperaturas son un peligro para la salud, causando desmayos especialmente en personas de riesgo como ancianos y niños.

  • Calentamiento de los océanos: esto pone en riesgo todo el ciclo del agua, y por supuesto, a las especies que viven en los mares, así como las fuentes de trabajo que genera.

  • Aumento de 1.5 °C en temperatura atmosférica en comparación con niveles preindustriales: pudiera parecer muy poco, pero realmente se trata de un punto de inflexión en donde aumentará el riesgo de incendios, sequías, y otros desastres naturales.

¿Hay soluciones para la era de la ebullición global? Estas son algunas:

  • Decisiones gubernamentales: transicionar a las energías verdes, ayudará a disminuir los gases efecto invernadero para lograr cero emisiones. Dado que casi todo lo que el ser humano hace demanda energía, el impacto del sector energético es grande. Esta es una de las principales metas de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, pero lamentablemente todavía hay muchos países que requieren mejorar y disminuir la dependencia de combustibles fósiles.

  • Promover hábitos de bajo impacto ambiental a nivel personal: si bien es cierto que son los gobiernos e industrias quienes tienen un mayor impacto, lo cierto es que los individuos tenemos gran capacidad de tomar mejores decisiones. La reducción de productos de origen animal en la alimentación reduce la huella de carbono en dos tercios, usar el transporte colectivo produce 28 gramos de CO2 por viajero, mientras que el transporte particular emite 157 gramos por persona. Estos son ejemplos del poder de incidencia que hay en las decisiones personales.

Articulo de: Ulla Rothschuh Osorio, Bióloga. 7 agosto 2023

8 visualizaciones

Komentarze


bottom of page